black

no colours anymore, i want them to turn black

martes, 23 de junio de 2009

keep on


"Puedo ser la princesa que sea salvada por su principe y no sentirme defraudada.
Puedo ser la que llore en silencio para que no sufras tu tormento.
Puedo ser la que se ahogue en sus palabras y se rinda aunque no seas el más adecuado para hablar.
Puedo ser la que se proponga una meta y la termine rompiendo.
Puedo ser, lo que quieras que sea… y puedo desaparecer si así lo deseas. "


Estas ideas, llegan mientras, palabras se cruzan de un lado a otro… entre todo, yo no tengo tiempo a veces, pero logro, pararme por un momento en pleno movimiento, y respirar de repente. Ver como todo se detiene, y la realidad es que tu mente se separa. Intenta separarse de ti, y no lograr entender muy bien lo que sientes, pero es como si ese momento, en todo el día, te hiciera percatarte de tu vida… es como si descubrieras que respiras, porque te has parado a pensar que lo haces…y de repente todo tu mundo cae.

Observas a tu alrededor, te preguntas cómo has llegado a estar donde estás, te preguntas que estabas haciendo un instante antes de dejarlo todo… y pararte a observar, mirar detalladamente cada objeto y olvidarte por un momento de todo. Un suspiro de aire que entra en tus pulmones, durante un eterno día sin descanso, donde te sientes cada vez menos perteneciente a algo, y cada vez más alejado de todo. Barrera impenetrable entre todo objeto viviente y una inapetencia creciente sobre el interés siquiera de lo más simple de las personas.

Vives, muriendo antes del final del verso; vives, entre suspiros y anhelos… en asfixia, en algo que recorre tu cuerpo, que desmorona desde dentro.

Ante el final del día y el principio del nuevo… los pasos son los pasos y no encuentras… motivos, ni fuerzas, para la lucha eterna, para seguir. Debatiendo, si es esto depresión a un valle en eterno hundimiento, o es un bache, del que saldras de nuevo. Ahí dentro, cada vez la oscuridad es mayor y ves, porque has estado ciego toda la vida, en anhelo constante… perdiendo, cuando todo parece hecho. Aprendiendo a hablar de menos, y seguir caminando, aunque sea sin ganas… todo borroso, como la marca, de el o ella en tu vida; queriendo borrarte y dejando huellas que se notan tras la capa de pintura que tuviste que darte.
Y a pesar de todo cres ser insuficiente.

Pero esa voz que habita en tu cabeza,te alienta a continuar ,no caer en la tentación o al contrario,esa voz que ya lleva tiempo habitando ahi y que al principio ignorabas ahora se ha vuelto lo mejor y mientras siga ahi..

ten por seguro que nunca nunca te rendiras...


2 comentarios:

  1. claro prin
    nunca nunca jamas jamas te rendiras...

    ResponderEliminar
  2. marisola villa!!!!

    tu y yo tenemos qye hablar!!
    senoñorita!!!

    ResponderEliminar